¿Cuál es tu verdadera motivación para salir a entrenar?

Si te gusta, compártelo!

“Un comienzo no desaparece nunca, ni siquiera con un final”   Estoy seguro de que todos tenemos grandes recuerdos de nuestros comienzos en el triatlón. No te ha pasado que al ver esas fotos de hace 4 o 5 años con tu antigua bicicleta de “carretera” en la que ibas totalmente descompensado, esas bermudas anchas … Leer más¿Cuál es tu verdadera motivación para salir a entrenar?

Si te gusta, compártelo!

19 grandes motivaciones que nos mueven a los triatletas.

Si te gusta, compártelo!

Motivacion triatlon

 

  • ¿Por qué haces triatlón?
  • ¿Qué piensas para obligar a tu cuerpo a levantarse del sofá y salir a correr con lo bien que estabas en casa?
  • ¿Y cuándo te da la temida “pájara” en medio de la carrera y tu cabeza te grita que lo dejes, que te eches a un lado y termines con este sufrimiento?

 

Normalmente, cuando llegamos al kilómetro 20 de una maratón, ya han pasado por nuestra cabeza mil y una excusas por las que parar a descansar un rato o aminorar un poco el ritmo. Para luchar contra ellas, hemos de tener siempre muy claras cuáles son nuestras motivaciones.

Según desde donde apliquemos el punto de vista y dependiendo de si incluimos los sentimientos o no, podemos distinguir dos grandes grupos de motivadores. Las motivaciones subjetivas y las objetivas.

 

RELACIONADO: ¿Cuál es tu verdadera motivación para salir a entrenar?

 

Motivaciones del Triatlón – Subjetivas:

  • Darle un mayor significado a tu ejercicio: A veces es difícil mantener la motivación cuando tu finalidad es un tanto abstracta como puede ser “estar sano” o “cuidar la línea”. Toma un calendario, apúntate a un pequeño triatlón popular cerca de tu zona y verás cómo tus ganas y tus días de entrenamiento se multiplican casi sin darte cuenta.
  • Poder lucir en público orgulloso tu camiseta Ironman (o de cualquier otro triatlón): Para mí, toda la ropa que consigo por participar en algún triatlón vale su peso en oro. Hay que lucirla orgulloso ya que cuesta mucho esfuerzo conseguirla.

Hace poco escuché en un podcast como una triatleta amateur explicaba una de sus principales fuentes de motivación. Nada más llegar al lugar del evento se compraba varias prendas de ropa con el logo del Ironman que estaba a punto de correr y ella sabía que nunca se las pondría si no conseguía terminar la carrera. Es un ejemplo más de una clara motivación subjetiva.

  • Poder comer lo que te apetece sin sentirse culpable: Mientras quemes las calorías que ingieres no debe haber problema pero te aseguro que este deporte cambiará también, aunque sea mínimamente, tus hábitos de alimentación.

 

Motivacion triatlon

 

  • Tener un buen cuerpo: El practicar tres deportes modela tu cuerpo de una forma más homogénea que cuando practicas uno solo. En lo que tardas en terminar tu triatlón no dejas ni un solo músculo sin remover! Puedes echar un vistazo a los triatletas que pasan la barrera de los 50 años, parece que tuviesen 15 años menos.

Correr te aporta músculos largos y delgados, el ciclismo moldea tus piernas a medida que ganas potencia en ellas y la natación desarrolla especialmente tu torso y la flexibilidad en todo tu cuerpo.

Leer más19 grandes motivaciones que nos mueven a los triatletas.

Si te gusta, compártelo!

Depresión Post-Ironman. ¿Mito o realidad?

Si te gusta, compártelo!

Depresion post Ironman

La relación entre ejercicio y psicología ha estado presente desde tiempos inmemoriales. Tanto en el sentido de que nuestro estado psíquico influye en el rendimiento deportivo así como que el simple hecho de hacer ejercicio influye en nuestro estado de ánimo y mental.

En 1899, William James escribió un artículo sobre la importancia del ejercicio físico para “contribuir a nuestra salud mental, serenidad… además de hacernos estar de buen humor y de trato fácil para con las demás personas.” Otros estudios señalan la conexión entre ejercicio y depresión, concluyendo que los pacientes realizando un ejercicio moderado mostraban claros síntomas de mejoría respecto a otros pacientes que no se ejercitaban en absoluto.

Este es un tema que me apasiona ya que en varias ocasiones he notado ese kick que nuestro estado de ánimo nos puede dar a la hora de realizar ejercicio. Algo tan simple como la forma que tengo de pedalear cada mañana cuando voy al trabajo, para mí, es un claro indicador de cómo va a ser mi día.

Los días buenos…:

Hay mañanas que lo primero que hago al montar en la bicicleta es mirar el reloj para ver si puedo batir mi record llegando al trabajo más rápido que nunca (esto ya es un buen síntoma de que mi cuerpo tiene las baterías a tope), las cuestas se vuelven suaves pendientes que hasta disfruto, voy de pie casi todo el trayecto con un desarrollo fuerte sin apenas notarlo, adelanto a muchas otras personas en el camino, intento pegarme a las bicis eléctricas que me pasan volando para aprovechar su rebufo y en general… me encanta mi bicicleta.

Los días no tan buenos…:

Pero hay días que debo lidiar con la otra cara de la moneda; salgo de casa consciente de que será un trayecto largo, cada cuesta que subo parece formar parte de los Alpes suizos, voy más despacio que de costumbre y me pasa hasta la abuela con el niño en la bicicleta. La mayor parte del tiempo me lo paso pensando en formas de electrificar mi bicicleta.

Y todo esto haciendo el mismo trayecto a la misma hora y con la misma bicicleta. ¿A qué se debe esta diferencia? A lo que me dice mi cabeza y a la manera en que se han alineado las neuronas esa mañana.

Está claro que la mente tiene un enorme efecto en el rendimiento deportivo.

Os quiero mostrar un artículo muy interesante que he encontrado por internet sobre un tipo de depresión que va asociada a la consecución de un logro importante en el que hemos puesto mucho empeño durante un largo periodo de tiempo. Se le conoce como la depresión “Post-Ironman” pero se podría extrapolar a otras facetas o eventos de nuestra vida.

Leer másDepresión Post-Ironman. ¿Mito o realidad?

Si te gusta, compártelo!