39 errores que todo triatleta ha cometido alguna vez (3°parte)

Si te gusta, compártelo!

Viene de…

  1. 39 errores que todo triatleta ha cometido alguna vez – Primera Parte
  2. 39 errores que todo triatleta ha cometido alguna vez – Segunda Parte

 39 errores de triatleta novato

27.- Querer hacer un Ironman en tu primer año.

Para mí (y de nuevo es mi subjetiva opinión), esto puede ser uno de los errores más comunes que veo.

Existen muchas distancias en esto del triatlón. ¿Por qué no disfrutarlas todas?

La misma satisfacción que te da el completar una prueba sprint la vas a volver a revivir cuando te superes y termines un olímpico o cuando hagas un 70.3 y ya ni te cuento cuando termines un Ironman.

Hay muchos peldaños en el camino, disfruta de todos ellos y no te fijes metas demasiado altas ya que luego puede que te aburran los retos menores.

Cuando veo a gente muy joven terminando pruebas de distancia Ironman me pregunto si seguirán enganchados a este deporte por mucho tiempo.

Tras superar un reto tan grande como ese, ¿se puede tener ilusión al preparar un triatlón sprint?

 

28.- No valores tu resultado final comparando tus tiempos con tus entrenamientos.

Si en tus entrenamientos y forzando al límite eres capaz de hacer 10 km en 50 min, ten por seguro de que el día de la prueba no vas a bajar de esa marca cuando llevas ya cerca de dos horas de competición.

Sobre todo en tu primer triatlón, no te pongas tiempo y disfruta del hecho de terminarlo.

 

29.- No te olvides del motivo principal por el que entrenas.

Es sencillo perderse entre tantos datos, entrenamientos que meter con calzador entre semana, todo tipo de material nuevo que suponen los tres deportes, etc…

Todo esto es un hobby, no creo que ninguno de los que me leéis sea un triatleta profesional asi que céntrate en divertirte, sacarle una sonrisa a la vida y no te amargues por nada.

Ten por seguro que cometerás muchos errores, sobre todo en tus primeras carreras, intenta retrasar en el tiempo las inversiones económicas y ríete de vez en cuando de tí mismo.

 

Don’t buy upgrades… ride up grades!

 

30.- Entrenar siguiendo un plan de atletismo (de los errores más comunes)

Simplemente porque tu triatlón olímpico termine con 10km de carrera no quiere decir que debas entrenar con un plan de entrenamiento de running que te haya aportado buenos resultados en el pasado.

Piensa que ahora estás practicando tres deportes y si tratas de entrenar como lo hacías antes, sin tener en cuenta el efecto que tendrá en tu cuerpo las largas sesiones en la piscina o encima de la bicicleta, seguramente estarás empujándote hacia las puertas del sobre entrenamiento.

Hay muchos planes específicos para triatlón igualmente accesibles y gratuitos por internet. Hazte con uno de ellos acorde a tus necesidades o tiempo disponible para entrenar y verás como mejoras mucho más rápido.

 

31.- La mejor forma de guardar el neopreno es…

Por casualidad, años después de comprar mi traje de neopreno, me encontré un buen día leyendo sus instrucciones de mantenimiento para descubrir que recomiendan guardarlo doblado en vez de colgado en una percha.

Siempre hay que aclararlo con agua dulce después de usarlo, dejar que se seque del revés para luego darle la vuelta antes de guardarlo doblado.

Nunca dejamos de aprender!

32.- No prestar atención a la natación y pensar que es un simple ejercicio aeróbico.

Aunque sea una forma excelente de mover casi todos los músculos de tu cuerpo y por lo tanto un ejercicio muy completo, debes tomarte tus sesiones de piscina como una oportunidad para mejorar la técnica, cadencia, velocidad o resistencia.

Esta es una de mis grandes asignaturas pendientes puesto que no soy un buen nadador y me limito a “pasar el trámite” y salir del agua con la mayor dignidad posible. Aprender sin ayuda es muy complicado aunque hay gente que lo consigue a base de empaparse de vídeos en youtube con los que mejoran su técnica.

Yo no lo estoy consiguiendo y creo que la opción de apuntarme a un curso de natación está llamando a mi puerta.

Eso sí, recomiendo encarecidamente la lectura del libro “Inmersión total” de Terry Laughlin ya que desarrolla un método que a mi parecer es muy acertado para los intereses de los triatletas.

 

33.- Esperar para ser más rápido en la bici.

Algo parecido al punto anterior. Salir con la bicicleta es muy diferente a entrenar con la bicicleta.

¿Sabes que existen series de fuerza para la bici? ¿O ejercicios para mejorar tu técnica de pedalada? ¿En qué parte del año debes meter más volumen y en cual más intensidad?

Consigue un plan de entrenamiento también para el sector de bicicleta y verás tus resultados mejorar mucho más rápido que si te limitas a salir, hacer 40km al máximo y volver a casa.

 

34.- Los días de carga no son suficientemente duros y los días de descanso lo son demasiado.

Muchos triatletas nunca salen de su zona de confort. Esto implica que no entrenan con la intensidad suficiente como para mejorar su estado de forma pero tampoco lo suficientemente suave como para permitir a su cuerpo descansar y recuperarse de la fatiga acumulada.

Esta forma de entrenar en la zona gris te permitirá incrementar tu forma pero pronto alcanzarás una barrera de la que no podrás pasar si no cambias tu manera de entrenar. Aprende lo que significa entrenar intensamente y a respetar tus días de descanso.

Si hoy te toca carrera suave durante 25min, no le metas unas series al final o lo alargues a 45min aunque te sientas bien. Sigue el plan de principio a fin.

 

35.- Fija objetivos realistas contigo y con tu entorno.

Escuchando a una entrenadora profesional, me sorprendió mucho cuando dijo que una inmensa mayoría de sus clientes estaban divorciados. Ella lo achacaba a la falta de coordinación entre sus vidas personales y deportivas o de ocio. Muchos de estos triatletas aficionados se pasaban casi todo su tiempo libre enganchados al triatlón y aunque eso te hará mejor deportista no puedes descuidar otros aspectos de tu vida.

Trata de explicar a tu pareja o familia el porqué esto es tan importante para tí y que sin su ayuda no lo conseguirás llevar adelante. Se lo puedes compensar en tus días libres estando total y plenamente disponible para ellos.

Todo es aprender a negociar.

 

36.- Prepara tu cuerpo y tu mente.

En pruebas de larga distancia me atrevería a decir que la mente cuenta incluso más que tu cuerpo.

Si no me crees, te invito a pasarte por la línea de meta de cualquier Ironman unas 15 horas después del comienzo de la prueba y verás a mucha gente que nunca creerías capaz de llegar hasta el final. Son todo un ejemplo de motivación y de fortaleza mental.

Tu cuerpo te pedirá a gritos que dejes de correr y que termines con el sufrimiento pero tu mente es la que tiene que empujar en esos momentos, por esto debes tener MUY CLARO el por qué haces todo esto y cuales son tus motivaciones.

 

37.- Practica la nutrición durante los entrenamientos.

¿Crees que puedes necesitar un gel el día de carrera? ¿O quizás esa bebida isotónica de la que tanto te han hablado tus compañeros de fatigas?

Pues pruébalos durante una (o varias) sesiones de entrenamiento. Ya no solamente por los tan famosos problemas de estómago que te pueden arruinar la carrera sino para ver que es lo que te funciona mejor.

En mi primer triatlón decidí tomarme la bebida isotónica que daban en el evento (era una de las marcas patrocinadoras) y me pasé toda la prueba con un empalagoso sabor a fresa en la boca que no me pude quitar hasta el final. Desde entonces sé que esa marca de bebidas energéticas no es para mí.

Todo se basa en el proceso de prueba y error. Mejor descubrir los errores cuando aún los puedes remediar, ¿no?.

 

38.- El aire es gratis. No seas tacaño e hincha esas ruedas!

Aunque puede parecer absurdo, este es un error muy común entre los triatletas novatos. La resistencia a la rodadura se incrementa enormemente cuando tenemos las ruedas poco hinchadas ya que la superficie en contacto con el suelo es mayor. Mira el lateral de la rueda y busca cual es la presión máxima recomendada que se expresa en bares o P.S.I.

Vuelve a revisar la presión cada dos o tres semanas ya que la rueda pierde más aire a medida que aumentamos la presión.

39.- Tapering

Los últimos días antes de tu competición deben ser de reposo total o reposo activo (ejercicio muy suave). Esto es lo que se conoce como el tapering y su duración será mayor cuanto mayor sea el tiempo que has entrenado para el evento.

Su finalidad es deshacerse de toda la fatiga acumulada e incrementar tu estado de forma de cara al día del triatlón al que tienes que llegar con las baterías cargadas al máximo.

La duración del tapering depende mucho del tipo de evento y de atleta.

Para pruebas en distancia olímpica o 70.3, se recomienda empezar a disminuir notablemente la carga 10 días antes pero mantener la intensidad para no perder ritmo de carrera.

Reposo absoluto durante los 5 o 6 días previos a la competición.

Cuando te preparas para un Ironman, es clave llegar a la línea de salida totalmente fresco y descansado ya que el ritmo de carrera no es tan importante al ser una prueba tan larga.

Pronto publicaré un post exclusivamente dedicado al tapering explicando lo que ocurre en tu cuerpo durante este periodo.

 

  • ¿Hay algún consejo que te gustaría incluír en la lista?
  • ¿Con cuál de ellos te has sentido más identificado?

 

Seguramente también te interesen…

  1. Primer entrega de esta serie.
  2. Segunda entrega de esta serie.
Si te gusta, compártelo!

Deja un comentario