12+1 buenas razones para usar tu bicicleta

Si te gusta, compártelo!

Razones para usar bicicleta

1.- Duerme mejor y más profundamente.

Es posible que te cueste salir por las mañanas y tomar la bicicleta en vez del calentito (aunque a menudo abarrotado) transporte público pero está más que demostrado que por la noche te será mucho más sencillo el conciliar el sueño si haces un poco de ejercicio suave cada día.

La escuela universitaria de medicina de Stanford (ya la hemos citado anteriormente en este blog), propusieron a varios pacientes con insomnio que pedalearan 20-30 minutos al día. ¿Con qué resultado?

Todos redujeron en media hora el tiempo necesario para quedarse dormidos y aumentaron en casi una hora su tiempo de descanso.

El hacer ejercicio al aire libre te expone a la luz solar y esto ayuda a sincronizar y ordenar tu ritmo circadiano a la vez que libera tu organismo de cortisol, la hormona del estrés que puede privarte de un sueño reparador”, afirma el profesor Jim Horne del Centro de Estudio para el Sueño en la Universidad de Loughborough.

 

Perro durmiendo bici

 

2.- Permanece siempre joven.

Los científicos de la Universidad de Stanford, han demostrado también que montar en bicicleta con frecuencia puede proteger tu piel contra los efectos dañinos de la radiación solar así como reducir los signos de envejecimiento.

Según el dermatólogo Christopher Rowland Payne, el incremento de la circulación sanguínea provocado por el ejercicio transporta el oxígeno y los nutrientes necesarios a las células epiteliales de una manera más eficiente a la vez que elimina toxinas u otros materiales de desecho.

El ejercicio moderado también crea un estado ideal para optimizar la producción de colágeno, ayudando a reducir la aparición de arrugas y acelerando el proceso de cicatrización.

 

Leer más

Si te gusta, compártelo!

Isklar Norseman. Dureza extrema desde Noruega.

Si te gusta, compártelo!

Isklar Norseman

 

El Isklar Norseman Xtreme Triathlon está considerado como uno de los eventos de un día más duros que existe debido a las condiciones tan extremas en las que se desarrolla.

Tiene lugar anualmente en Noruega  y se trata de una prueba en distancia Ironman pero que no pertenece a la franquicia del punto rojo.

Su primera edición se desarrolló en 2003 con solamente 21 valientes tiritando en la línea de salida.

Hoy en día, la participación está limitada a 310 triatletas (decididos por lotería entre las más de 2.500 solicitudes que recibieron en 2015) y todos deben pasar estrictos controles de salud que los acrediten como “aptos”. Además, los hombres deben de ser capaces de terminar una prueba en distancia Ironman en menos de 9h 15min y las mujeres en 10h 30min.

A pesar de su dureza, parece que no asusta demasiado a los triatletas sino más bien lo contrario ya que va ganando popularidad y adeptos cada edición.

Vamos a ver por lo que hay que pasar para poder autodenominarse un Norseman…

 

NATACIÓN:

El “suplicio” comienza de madrugada cuando los participantes saltan desde la cubierta de un ferry a las gélidas aguas del fiordo Hardangerfjord (13 a 15 °C) para nadar los 3.86 km que les separan de la ciudad de Eidfjord.

 

Norseman salida

 

Este sector discurre por unos paisajes increíbles pero no creo que los triatletas tengan ni ganas ni tiempo para disfrutar de ellos. Hay que salir del agua cuanto antes y nadar con fuerza para mantener la temperatura corporal.

Leer más

Si te gusta, compártelo!