12 cosas que nadie te dice sobre triatlón

Si te gusta, compártelo!

12 cosas que nadie te dice sobre

He aquí 12 verdades universales que nadie te cuenta antes de tu primer triatlón.

  • La pizza es siempre una buena idea. Los hermanos Brownlee han asegurado en varias ocasiones que la noche antes de una carrera cenan normalmente algo simple como puede ser una pizza. Sabes que no habrá sorpresas desagradables por ser de fácil digestión, contiene carbohidratos y un poco de sal que es perfecta para reponer las sales que vas a sudar.
  • Tu carrera empieza dos días antes de meterte en el agua. Duerme más de la cuenta las dos o tres noches antes. Piensa que la noche anterior, debido a los nervios, es posible que te cueste conciliar el sueño asi que es importante llegar con muchas horas de descanso para poder compensarlo un poco.
  • No dejes que tu envidia por el equipamiento ajeno se apodere de ti. Esos dos tios que acaban de colocar ese par de bicicletas nuevas de más de 5000 euros y esos cascos aerodinámicos puede que tengan encima mucho más dinero que entrenamiento. Céntrate en intentar adelantarlos en el sector de bici con tu flamante máquina “sub 1000 euros”.
  • ¿De una pieza o de dos? Los monos de triatleta de una sola pieza no tienen goma en la cintura ni se suben al correr. Los de dos piezas son perfectos cuando sientes la llamada de la naturaleza.
  • Usa un porta dorsales (race belt). Una simple goma elástica a la que unes el dorsal para no andar liándote con imperdibles. No te imagines lo mucho que te facilitará la vida.

Leer más

Si te gusta, compártelo!

Supera el pánico a nadar en aguas abiertas.

Si te gusta, compártelo!

Nadar aguas abiertas

La historia se repite una y otra vez.

¿Te gustaría participar en un triatlón pero no te atreves o no te gusta nadar en aguas abiertas lejos de tu tranquilizadora piscina de aguas cristalinas?

Es muy fácil tenerle miedo a las salidas masivas, a perder el rumbo durante la natación, a las misteriosas criaturas marinas que nos aguardan en el agua para atacarnos en cuanto ponemos el pie en sus dominios… cada uno tiene sus fobias y en parte todos tienen algo de razón.

Nadar en aguas abiertas no es fácil.

La mayoría de nosotros nos pasamos todo el año nadando en una relajante piscina azul con olor a cloro, siguiendo una eterna línea negra dibujada en el fondo, en un escenario acotado y cerrado en donde puedes controlar absolutamente todo lo que te rodea.

Por desgracia esto no tiene mucho que ver con lo que te encontrarás el día de la competición y en cuanto den la salida te darás de bruces con la cruda realidad.

Durante tu primera experiencia en aguas abiertas, si no lo has entrenado antes, las siguientes preguntas asaltarán tu mente como una avalancha:

¿Por qué están todos tan cerca mía?

– ¿Dónde está la línea del fondo? ¿Cómo me voy a orientar ahora?

– ¿Por qué no veo nada debajo del agua? ¡Si casi no puedo ver mis manos!

– ¿Qué es esa cosa que flota en el fondo? ¿Está viva?

 

Si dejas volar tu imaginación es muy probable que a los cinco minutos te encuentres nadando a braza y esperando que todos te adelanten para poder calmarte un poco y “empezar tu triatlón” (15 minutos más tarde que el resto).

¿Tantas horas en la piscina para esto?

Empieza desde YA a prepararte mentalmente para esta experiencia, he aquí unos consejos que espero te valgan de apoyo.

Leer más

Si te gusta, compártelo!